RUTA DÓLMENES DE LA ZAFRA

El día 14 de Marzo recorrimos la Ruta Dólmenes de la Zafra, siguiendo con nuestro trabajo de conocimiento de los recursos turísticos de la comarca y de revisión de su señalización. Se trata de una ruta circular de apenas 10,6 kilómetros y de muy baja dificultad en la que podemos contemplar cuatro dólmenes bien conservados, pues el quinto que componía el grupo ya ha desaparecido.
   

                                 Autor: José Manuel Facenda

El inicio de la Ruta Dólmenes de la Zafra está situado junto al polígono industrial de la localidad, de donde parte la Calleja del Paje que nos llevará hasta los Dólmenes. El comienzo de la ruta está bien señalizado y en los primeros metros nos encontramos un panel informativo en buen estado con la descripción de la ruta. La Calleja del Paje discurre entre jaras, encinas y retamas y en el recorrido podemos descubrir los restos de una antigua calzada que se cree romana. Además, durante todo el recorrido se pueden contemplar espectaculares vistas de Valencia de Alcántara y la Campiña.

Autor: Álvaro Rodríguez     

El recorrido de la ruta está bien señalizado y cuenta con paneles interpretativos en cada monumento megalítico. En el Dolmen Zafra I no existen restos del corredor y solamente se conservan dos ortoestatos, uno de ellos partido por la mitad. El Dolmen Zafra II consta de una gran cámara circular y un largo corredor de granito. Tiene en pie cinco ortoestatos y el sexto se observa caído en el interior.

Autor: Álvaro Rodríguez

El Dolmen Zafra III es el mejor conservado de los cuatro y se encuentra en un promontorio natural, junto a una encinar. Posee una cámara poligonal alargada, sin restos del corredor, compuesta por siete ortoestatos y la cubierta.

Justo detrás de este dolmen parte un camino perfectamente señalizado en dirección al Dolmen Zafra IV. Éste dolmen se sitúa justo entre dos fincas, por lo que se encuentra incrustado en la pared de piedra. Conserva cinco ortoestatos de gran tamaño que forman una cámara con tendencia circular.

                                                                         Autor: Álvaro Rodríguez

De regreso a Valencia de Alcántara nos desviamos unos pocos metros de la ruta para visitar el Cancho Penero, un bolo granítico con una forma muy particular producto de la erosión. Es una peña muy conocida en la localidad pues en su entorno se suelen realizar comidas campestres. Ascendimos al cancho subiendo por unas escaleras labradas en la piedra y, desde lo alto, pudimos observar nuevas vistas de Valencia de Alcántara, con su singular iglesia de la Encarnación y la arboleda de la rivera de Avid a sus pies.

Autor: Álvaro Rodríguez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s