RUTA DÓLMENES DE LA ACEÑA Y ABRIGO DE PUERTO ROQUE

La pedanía Aceña La Borrega es una de las nueve que están repartidas por el extenso término municipal de Valencia de Alcántara. La distancia desde Valencia de Alcántara es de sólo 11 kilómetros por una carretera en buen estado que continúa hasta la pedanía de Alcorneo. El pasado 29 de marzo nos desplazamos hasta esta localidad, haciendo el recorrido por carretera en coche con el fin de disponer de más tiempo para estudiar los dólmenes y los caminos que llevan a ellos.

      Autor: José Luis Martín Cabezalí

Salimos de la población por un camino bien acondicionado que, nada más cruzar el Regato de Los Mellizos, se bifurca a derecha e izquierda. Se puede optar por cualquiera de los dos caminos pues se trata de una ruta circular que vuelve a este punto después de pasar junto a los dólmenes. Nosotros optamos por girar a la izquierda y empezar por visitar primero los dólmenes Data I y Data II.

Autor: Álvaro Rodríguez González

El camino hasta llegar a estos dólmenes resulta muy atractivo y representativo del bosque mediterráneo. La primera parte transcurre junto al Regato de los Mellizos bajo espectaculares alcornoques de grandes dimensiones. Al llegar a la Casa de Cheverria dejamos ese camino para coger otro a la derecha que sube por una empinada pendiente hasta donde están los dólmenes. Al llegar al alto, cogemos un camino a la izquierda, perfectamente señalizado, para llegar a la entrada de la finca donde están los dólmenes. Sólo debemos apartarnos unos metros de este camino para llegar al dolmen Data I que conserva cuatro ortostatos y parte del corredor, aunque carece de cubierta. Está situado en una elevación del terreno sin maleza ni otras piedras próximas, por lo que es fácil de localizar. A unos 70 metros está el dolmen Data II que es más difícil de localizar, pues tiene los ortostatos partidos y está rodeado de piedras y maleza. Otra diferencia entre ambos es que el Data I tiene una cámara poligonal y la del Data II tiene tendencia circular.

Autor: Álvaro Rodríguez González

Volvemos al cruce de caminos para seguir a la derecha por la ruta que lleva a los otros dólmenes, sin miedo a perdernos pues está bien señalizada. El siguiente dolmen que nos encontramos a pocos metros del camino es El Mellizo, uno de los más singulares y representados de Valencia de Alcántara. Se encuentra en buen estado de conservación, el sepulcro tiene cámara circular y está tapado, dispone de un corredor corto y está compuesto por ocho ortostatos.

     Autor: José Luis Martín Cabezalí

Siguiendo el camino recorremos un paraje excepcional, observando cómo las formaciones de bolo granítico se han moldeado con la acción de la erosión, llegando a tener algunas formas muy singulares. Nuevamente debemos dejar el camino principal por otro que sale a la izquierda para llegar a los dólmenes Cajirón I y Cajirón II. El estado de conservación del primero es peor que los anteriores, pues está bastante derruido, aunque podemos apreciar su tendencia circular y el corredor. El Cajirón II está en mejor estado, pues conserva su cubierta y siete ortostatos, aunque varios están rotos. A continuación, regresamos por el mismo camino hasta la ruta principal, que nos lleva al punto de partida en la misma localidad.

Autor: Álvaro Rodríguez González

Como se trataba de una ruta corta, apenas 8 kilómetros, nos dio tiempo de volver con los coches y dirigirnos a la carretera nacional, cerca de la frontera, para subir al abrigo de Puerto Roque y contemplar las pinturas rupestres. Dejamos los coches junto a la carretera y nos adentramos en un pinar por un camino que está bien señalizado. Enseguida comienza el ascenso que se pone muy duro cuando llegamos a la pared de roca, aunque está perfectamente acondicionado con pasamanos y pequeñas escaleras para facilitar la subida.

Autor: Álvaro Rodríguez González

Cuando alcanzamos el abrigo, nos encontramos que tiene delante una pequeña plataforma en la que se ha instalado un panel explicativo para localizar las pinturas y conocer todo lo relacionado con ellas. Las pinturas fueron descubiertas por Juan Carlos Jiménez Durán el 26 de marzo de 2012 y han sido datadas por la Universidad de Extremadura entre el 3.500 y el 2.250 a.C. Sin duda, contemplar las pinturas y el magnífico paisaje que se divisa desde el abrigo compensa el esfuerzo de la subida.

Recorrido de la ruta por los dólmenes de la Aceña

Autor: José Manuel Facenda Duque

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s