RUTA EL PONTARRÓN

El pasado 7 de abril recorrimos la ruta de El Pontarrón, que transcurre por el antiguo camino entre Valencia de Alcántara y Santiago de Alcántara, aunque la vuelta la realizamos por otro camino, recorriendo en total 18 kilómetros. Es una ruta muy distinta de las realizadas por La Campiña, pues apenas encontramos árboles que nos protejieran del sol, por lo que recomendamos no hacerla en verano. El aliciente principal de la ruta es su punto final, en el que descubrimos El Pontarrón, un puente de origen romano sobre el río Alburrel.

 Autor: Álvaro Rodríguez González

Comenzamos la ruta en la estación de ferrocarril de Valencia de Alcántara, una histórica estación inaugurada en 1.881 por los reyes de España y Portugal, Alfonso XII y Luis I. Salimos de la estación por las vías en dirección a Portugal y a pocos metros pasamos por el Puente de Hierro, construido en esos años por la compañía de Gustavo Eiffel, el constructor de la Torre Eiffel de París. El puente cruza la Rivera de Avid, a la que bajamos por el otro lado del puente para coger ya el antiguo camino de Santiago de Alcántara.

 Autor: Álvaro Rodríguez González

Seguimos por este camino entre paredes de piedra que limitan fincas de pastos prácticamente sin ningún árbol. Pronto empezamos a bajar un prolongada pendiente hasta el río Alburrel entre escobas, siguiendo un pequeño regato ya casi sin agua en esas fechas. A mitad del recorrido encontramos a pocos metros de nuestro camino una antigua fuente de aguas ferruginosas con una hilera de pilas de canterías para abrevar el ganado.

Autor: José Luis Martín Cabezalí

Al llegar al puente, lo primero que observamos son los restos de la antigua calzada romana que llegaba hasta él. El puente consta de dos ojos de 6’40 metros de alto y 8’30 m. de luz, con pretiles bien conservados. Los sillares del puente atestiguan su origen romano, aunque el resto de la construcción puede considerarse medieval por las marcas de los canteros y los escudos de la Orden de Alcántara labrados en la piedra.

Autor: José Manuel Facenda Duque

La vuelta la iniciamos por el mismo camino de ida, pero pronto lo abandonamos por otro, también entre paredes de piedra. Tras una pendiente más pronunciada que la del camino de ida, llegamos hasta la carretera nacional 521 después de pasar junto a la base de helicópteros de los bomberos forestales. Recorrimos unos centenares de metros por la carretera hasta que llegamos a otro camino que nos bajó hasta nuestro punto de partida, la estación de ferrocarril.

 Autor: Álvaro Rodríguez González

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s